Consejos para correr con tu perro

Es muy bueno que los perros hagan actividades físicas con sus dueños, porque así se evita el sobrepeso, un problema que sufren muchos perros. Además, liberan energía y así no destrozan la casa. Todos los perros, independientemente de su tamaño, deben hacer algún tipo de actividad física, pero siempre con sentido común y sabiendo el tipo de perro que tenemos.Quiero aprovechar para compartir con ustedes un par de consejos por si decides salir a correr con tu mascota.

1. No es muy recomendable sacar a tu cachorro a correr, porque sus articulaciones están en crecimiento y puede llegar a lesionarse. Además, las razas grandes/gigantes (como golden, labrador, dogos…etc) tienen un crecimiento óseo muy rápido por lo que no deben correr kilómetros de una tacada. Pueden salir a correr con otros perros al parque, jugar, etc. pero no es bueno salir a “entrenar” con ellos hasta que cumplan un año o año y medio, cuando se ha completado todo su desarrollo musculo esquelético. Entonces, ya pueden realizar un ejercicio más intenso.

2. Los perros con predisposición racial a tener displasia de cadera (pastor alemán, labrador, golden…) no deben correr tanto tiempo, ni tan intensamente durante su periodo de crecimiento, ya que se puede agravar la inestabilidad articular de su cadera.

3. A partir del año de edad, cuando ya pasan a ser adultos, pueden empezar a correr más intensamente, siempre con un periodo de entrenamiento progresivo.

4. No olvides que nuestros queridos perros son fieles a su amo. Te seguirá allá donde vayas independientemente de si está agotado, con calambres, etc. Tú debes dosificarle las carreras y los kilómetros.

5. A pesar de verles muy atléticos y resistentes, los perros tienen un metabolismo más elevado que el nuestro, por lo que su consumo energético es también mayor.

6. Los perros no sudan y evaporan el calor corporal mediante el jadeo. A veces respirar y jadear al mismo tiempo es misión imposible y más ¡si tu dueño sigue corriendo!

7. No hay un kilometraje asignado a cada raza o perro en particular. La clave: utilizar un poco el sentido común y ver como va respondiendo.

8. En el periodo de recuperación, es importante que el perro no beba mucha cantidad de agua de golpe. Debido al jadeo, “tragan” aire y, junto a un gran volumen de liquido en su estómago, pueden desarrollar una dilatación con o sin torsión estomacal (las razas grandes/gigantes más predispuestas). El resultado: en pocas horas pueden entrar en shock hipovolémico y morir.

9. No le des de comer hasta que se haya tranquilizado del todo y sus frecuencias cardiorespiratorias se hayan normalizado. Espera una media hora o una hora hasta que se recupere.

10. Los perros con mucha actividad física o muy deportistas (los que compiten en pruebas de agility, cazadores, etc) pueden desarrollar una insuficiencia renal aguda (IRA) por acúmulo de mioglobina. Debido al ejercicio intenso, se metaboliza una proteína muscular. Al ser filtrada por el riñón, puede provocar lesiones. En estos casos se debe hospitalizar al animal para tratarle y evitar que la lesión renal se vuelva crónica.

11. Si corres por asfalto en verano, recuerda que tu perro no lleva zapatillas y se puede quemar. Al igual que en invierno el hielo y la nieve les puede sensibilizar las almohadillas. Lo más frecuente es que se agrieten por ejercicio y roce intenso. Para tratar estas lesiones existen pomadas y lociones tópicas que endurecen e hidratan las almohadillas haciéndolas más resistentes, como ADO-Quatro. Se trata de una parafina líquida que se extiende con un pincel sobre toda la superficie plantar. Hay otras marcas, como Dermoscent, a base de aceites naturales, que también funciona muy bien.

12. Ahora que se acerca el verano es importante tener especial cuidado con los golpes de calor. En el caso de los perros se agrava un poco más por cómo respiran, jadean y evaporan el calor.

Maria Isabel Madrigal R.


Comments