El suicidio

El suicidio

Este es el acto mas valiente y cobarde que puede llegar a hacer una persona, a la misma vez. Lo mas valiente por que debe de tomar una muy dura decisión, cobarde por el sentido de que muchas veces lo hacen solo para salir de una mala situación.

En ciertos países es considerado un delito, en muchas religiones es un pecado.

El suicidio en números

  • Pero hablando en estadísticas esta ocupa uno de los primeros escalones entre los 10 motivos de muertes mas comunes en el mundo.
  • 9/10 personas padecen problemas psicológicos antes de cometer suicidio.
  • Los familiares de un suicida tienen 5 veces mas posibilidades de cometer un suicidio por su cuenta.
  • Solo en España la tasa de suicidio subió un 11% en el 2014.
  • Los tres motivos primarios de esta situación son: ansiedad, depresión y adicción.
  • El periodo donde mas se comete este acto es en la adolescencia

¿Por que es una tasa tan alta en los adolecentes?

Normalmente el suicidio es un método de escape, en esta época en la cual pasamos por cambios tan extremos, donde desde algo tan fuerte como la perdida de una persona hasta algo tan común como es la poca aceptación de su ser en un grupo x, puede causar que el individuo llegue a pensar y cometer suicidio.

Al entrevistar adolecentes que hicieron un suicidio fallido comentaron en pocas palabras que aunque no deseaban morir, lo que buscaban era una salida de una mala situación. También están las personas que su motivo principal es la aceptación o la vergüenza por alguna acción.

Depresión

La depresión es una enfermedad común pero grave.
La mayor parte de quienes la padecen necesitan tratamiento para mejorar.

La depresión hace que la gente se focalice mayoritariamente en los fracasos y decepciones, enfatice la cara negativa de las situaciones e infravalore sus propias capacidades y su valía personal. Una persona con una fuerte depresión es incapaz de percibir la posibilidad de que las cosas puedan salirle bien y está convencida de que nunca volverá a ser feliz o que las cosas no se arreglaran nunca.

Muchas personas con una enfermedad depresiva nunca buscan tratamiento. Pero la gran mayoría, incluso aquellas con los casos más graves de depresión, pueden mejorar con tratamiento. Intensivas investigaciones de la enfermedad han resultado en el desarrollo de medicamentos, psicoterapias, y otros métodos para tratar a las personas con este trastorno incapacitante.

El trastorno depresivo grave: se caracteriza por una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad para trabajar, dormir, estudiar, comer, y disfrutar de las actividades que antes resultaban placenteras. Esta incapacita a la persona y le impide desenvolverse con normalidad. Un episodio de depresión grave puede ocurrir solo una vez en el curso de vida de una persona, pero mayormente, recurre durante toda su vida.

El trastorno distímico: es de larga duración, aunque menos graves, pueden no incapacitar a una persona pero sí impedirle desarollar una vida normal o sentirse bien. Las personas con distimia también pueden padecer uno o más episodios de depresión grave a lo largo de sus vidas.

Algunas formas de trastorno depresivo muestran características levemente diferentes a las descritas anteriormente o pueden desarrollarse bajo circunstancias únicas. Sin embargo, no todos los científicos están de acuerdo en cómo caracterizar y definir estas formas de depresión. Estas incluyen:

Depresión psicótica: que ocurre cuando una enfermedad depresiva grave está acompañada por alguna forma de psicosis, tal como ruptura con la realidad, alucinaciones, y delirios.

Depresión posparto: la cual se diagnostica si una mujer que ha dado a luz recientemente sufre un episodio de depresión grave dentro del primer mes después del parto. Se calcula que del 10 al 15 por ciento de las mujeres padecen depresión posparto luego de dar a luz.

El trastorno afectivo estacional: se caracteriza por la aparición de una enfermedad depresiva durante los meses del invierno, cuando disminuyen las horas de luz solar. La depresión generalmente desaparece durante la primavera y el verano. El trastorno afectivo estacional puede tratarse eficazmente con terapia de luz, pero aproximadamente el 50% de las personas con trastorno afectivo estacional no responden solamente a la terapia de luz. Los medicamentos antidepresivos y la psicoterapia pueden reducir los síntomas del trastorno afectivo estacional, ya sea de forma independiente o combinados con la terapia de luz.

El trastorno bipolar: también llamado enfermedad maniaco-depresiva, no es tan común como la depresión grave o la distimia. El trastorno bipolar se caracteriza por cambios ciclicos en el estado de ánimo que van desde estados de ánimo muy elevado (por ejemplo, manía) a estados de ánimo muy bajo (por ejemplo, depresión).

Abusos de sustancias:

Los adolescentes que tienen problemas con el alcohol y con las drogas también corren más riesgo de tener ideas y comportamientos suicidas. El alcohol y algunas otras drogas tienen efectos depresivos sobre el cerebro. El mal uso de estas sustancias puede desencadenar una depresión grave. Esto es especialmente cierto para algunos adolescentes que ya eran proclives a la depresión por su biología, antecedentes familiares u otros factores estresantes.

El problema no es tanto consumir las drogas si no las drogas en si que causan una dependencia emocional a las cosas, además que muchas juegan con la dopamina y hasta con el raciocinio de quien la consume, por lo tanto son mas factibles a cometer errores o imprudencias.

Hay que pensar que:

Primero que todo no todo suicida planifica su propia muerte, muchas veces es algo esporádico que surge en el momento. Al igual tener en cuenta que no todos los que comenten este acto desean morir.

Otro punto es que las personas pueden cometer este acto por que necesitan sacar algo de lo mas profundo de su ser y esta es la forma mas apta que encuentra, la cual no seria la adecuada.

Especial ojo si conoces a alguien que te dice frases como:

  1. Hablar sobre el suicidio o la muerte en general
  2. Hablar sobre “irse”, “emprender un viaje” o “marcharse”
  3. Decir que ya “no se necesitarán” ciertas cosas y regalar pertenencias a otras personas
  4. Hablar sobre sentimientos de desesperanza o culpabilidad
  5. Alejarse de los amigos o familiares y perder las ganas de salir
  6. No tener ganas de participar en las actividades o aficiones favoritas
  7. Tener dificultades para concentrarse o para pensar con claridad
  8. Experimentar cambios en los hábitos alimentarios o de sueño
  9. Manifestar conductas autodestructivas (como beber alcohol, consumir drogas y autolesionarse, por ejemplo).

Fuentes:

  • http://www.nimh.nih.gov/
  • http://kidshealth.org


Comments