Los demonios de la seducción.

Se define a los demonios como seres sobrenaturales, de intenciones malévolas. Los demonios corresponden a los ángeles caídos y sus vasallos.

Las ‘razas’ de demonios son muy variadas pero para este caso nos enfocaremos específicamente en los de seducción sexual.

Incubus

Es el demonio masculino de la seducción, en la creencia mitológica y popular este ser utilizaba a los seres humanos mientras estos dormían, principalmente a las mujeres aunque hay registros que a hombres también podían ser victimas.

La palabra que proviene del latín tiene el significado de acostarse, yacer, sobre.

Se dice que si uno de estos demonios engendra un hijo, estas criaturas no podrían tener vida, aunque existen los rumores que ciertas creaturas si llegan obtener el aliento de vida, el ejemplo mas nombrado seria Merlín. Si esto se llega a cumplir, esta criatura seria de las mas hermosas que podrían existir en la faz de la tierra.

Se dice que fueron creados para poder explicar todo embarazo no deseado al igual que las malformaciones congénitas de los niños en los tiempos pasados, cuando no se tenia noción de estas anomalías.

Boto

Conocido como bufeo, es parte de una leyenda amazónica difundida en la región Norte de Brasil. Según esta leyenda, este ser es un delfín nariz de botella que por medio de un hechizo es convertido en ser humano, o por lo menos con la mayoría de su apariencia.

El relato nos dice que es un joven apuesto, el cual se aparece mas que todo en las fiestas y bares locales, siempre vestido de blanco y con un sombrero para cubrir sus orificios nasales (lo único que no puede ocultar de su antigua apariencia). La leyenda cuenta que la transformación se da en las noches de luna llena, cuando el Boto seduce a una joven, lo que hace es llevarlas al fondo del río para tener una relación coital. La culminación de este encuentro termina, la mayoría de las veces en embarazos no deseados.

Es por esta razón que si un extraño aparece en una fiesta con sombrero, se le pide amable mente que se lo quite para verificar su procedencia.

Trauco

Del popular chileno, es de los personajes mas conocidos del folclor de este país. Su fisionomía es la de un hombre de facciones desagradables, con una estatura siempre menor a los 90 cm, no tiene tobillos y se pasea por los bosques con un bastón llamado pahueldún, un hacha mágica que corta cualquier árbol a tres golpes, un sombrero cónico y vestimenta de quilineja (planta trepadora).

Se le atribuyen poderes mágicos que pueden causar daños a distancia, desde desfigurar rostros hasta quebrar huesos. Se dice que es el hijo bastardo de la serpiente Caicai y vive junto a su mujer (Fiura) en troncos huecos. Al igual que su pareja no es monógamo y atrae a sus victimas, jovencitas especialmente vírgenes a las cuales hipnotiza con su mirada, mediantes su bastón hace un conjuro y la joven lo vera irresistible.

Se dice que para alejarlo se deja arena que lo distrae, si no colocar suciedad sobre la jovencita y si no conseguir excremento de este ser y quemarlo, pero este ultimo si es tocado o pisado sin ninguna protección acarrea la muerte.

Sucubus

Este demonio se define como la contraparte femenina del Incubus.

Esta creatura se ve atraída por jóvenes y monjes, entrando en sus sueños, creando fantasías sexuales. Su apariencia física es de suma belleza y sensualidad.

Su palabra en latín significa debajo de.

Se cree que la definición de estos demonios surgieron para dar una explicación a los sueños húmedos y en otros casos como para muchos demonios la explicación para la parálisis del sueño.

Lilit

Su aparición es en el folclor Judío, se dice que ella fue la primera mujer de Adán. Ella al no querer someterse a los mandatos de su esposo, fue desterrada por el señor del paraíso. Se le conoce como la primera mujer demonio, ya que al salir del Edén, se junto con Asmodeo (el Veneno de Dios, el cual es otro nombre para Lucifer) para procrear y de vez en cuando con algún otro demonio menor que rondaban la Tierra. Se representa como una bella mujer de pelo rizo y color rubio. Otra parte de la leyenda nos dice que Lilith volvió al paraíso pero esta vez en forma de serpiente, la misma que dio el fruto prohibido a Eva.

La Cegua.

Muy conocida en la cultura Costarricense y Nicaragüense. Esta mujer muy hermosa que se aparece en los caminos solitarios a los hombres mujeriegos, pidiendo un aventón. Al entrar la joven al vehículo, su belleza ‘emboba’ al conductor.

Mientras el camino se va kilometrando, el joven se va enamorando (en realidad se dice que se va poniendo mas ‘calenturiento’) cuando este vuelve a ver a su acompañante para pedirle cacao, esta se le ha convertido su cara en la de un caballo con la piel en estado de pudrición y expidiendo un fétido olor. El caballero sale corriendo muchas veces dejando su vehículo en media carretera y es así como dejan esos caminos de ‘Zaguate’.

Hace unos años en Costa Rica se firmo una serie de leyendas en la cual esta no pudo faltar y en otro momento un cortometraje del conocido ChicoLoco acá el video para que lo vean.

La Fiura.

La contraparte femenina del Trauco. Es la esposa del demonio anteriormente mencionado, esta como su marido es de feas facciones, un poco mas pequeña de unos 50cm, tiene unos ojos penetrantes los cuales usa para hipnotizar a sus victimas, además de su pronunciada nariz que sobresale sobre su horribles facciones. Su cuerpo es delgado al igual que sus extremidades.

Esta criatura proviene de su esposo, si como lo oyen, es la hija de su marido. Se alimenta de Chauras, unos frutos con espinas y cualquiera que se tope con estos arboles y sus raíces estén fuera de la tierra saben que ella anduvo por ahí. Le gusta peinarse cuidadosamente con su peine de cristal que brilla con el sol en las pequeñas lagunas del bosque y después del baño se queda desnuda sobre las piedras por periodos prolongados. Igual como su marido, tiene fuerza sobre humana y es atraída por animales y jóvenes viriles. Cuando encuentra su victima lo desgasta sexualmente y después de terminar sus actos lo deja demente. Hay quien dice que rapta niños para criarlos y que sean unos desgraciados cuando crezcan.


Comments