Vampiros

Se definen como criaturas que se alimentan de la vitalidad de otros seres vivos.

Existen dos tipos, los que consumen sangre y los que consumen energía.

Vampiros de energía

Son personas de buenas costumbres y muy amables (normalmente), pero pasar tiempo con ellos le deja agotado y débil. Se quejan acerca de sus vidas, para que se compadezca con ellos. Usted quiere ayudar a que se sientan mejor, y a menudo se sienten, después de hablar con usted. Pero ¿a qué precio? ¿Hay una manera de hacer frente a estos vampiros de energía, aparte de ponerlos fuera de su vida por completo? ¿Cómo se puede proteger contra otras personas que “roban” su energía?

El vampirismo generalmente se produce cuando alguien con una vibración más baja busca a alguien con una vibración más alta y le utiliza para elevar su propia vibración un poco – y a que se sientan mejor en el proceso. El problema surge cuando la persona con la vibración más alta no es estable en esa frecuencia y permite a la persona con la vibración más baja influenciarlos energéticamente.

Como enfrentar a un vampiro energético?

  • Cambiar de tema. Cuando el comienza a quejarse de su jefe, dígale que le gustaría mucho hablar de otra cosa. Usted sabe que el realmente quiere sentirse mejor, y usted cree que va a ser mucho más fácil de lograr si ambos se centran en un tema feliz. Explique que golpear el tambor sobre lo horrible que su trabajo es sólo termina haciendo que ambos se sienten mal.
  • Siga girando el objeto alrededor. Si el habla de lo pelmazo que es su jefe, pregúntele si siempre es un idiota, o sólo a veces. ¿Tiene alguna cualidad que le redima? Trate de conseguir que se centre en eso. Sí, esto le molestará al principio. El quiere quejarse con usted y el quiere que usted se una a el para que el pueda sentirse validado. Pero usted va a negarse a unirse a el – por su bien. Recuerde que el está acostumbrado a que reduzca su vibración para satisfacer las suyas. Si de repente se niega, será el que necesite elevar su vibración para satisfacer la suya o alejarse de si. La discordia vibratoria entre usted y el será demasiado incómoda. Usted tiene que convertirse en energía afín, o separarse. Y si usted se niega a ceder, el tendrá que hacerlo. O el se irá. Si ese es el caso, deje que suceda.
  • No vea a su amigo tan impotente y bloqueado. El no lo está. En la actualidad el puede pensar que si lo está, pero el es un ser igual de poderoso como usted. Y no puede forzarle a darse más cuenta, de lo que el pueda hacerlo para reducir su vibración. Pero sepa que cuando disminuye su energía para que coincida con la suya – no le esta ayudando de ninguna manera. El único camino verdadero para ayudarle es seguir manteniendo su vibración y darle la oportunidad de venir y encontrarla.
  • Encuentre algo que le haga sentirse bien en la conversación y se céntrese en eso. Usted no está activamente tratando de elevar su vibración. Eso no es su trabajo. Su objetivo es quedarse donde está. Así que incluso si usted escucha a su saga, traduzca todo esto en una perspectiva que le haga sentirse bien.
  • Salga de allí. Si la situación se vuelve demasiado incómoda para usted (ni uno de ustedes estará lucrando), invente una excusa e váyase. No le esta abandonando. Si no le puede escuchar, no puede venir a encontrase con su vibración, y usted sabe que no puede ayudarle mediante la reducción de su propia vibración, entonces usted tiene que tomar un descanso. Esto puede ocurrir el primer par de veces. Recuerde que está acostumbrado a que se comporte de una manera, y probablemente no va a reaccionar bien a los cambios repentinos. Pero no se puede ayudar a ninguna persona desde un lugar de baja vibración, por lo que la protección de su propia frecuencia tiene que venir primero.

Vampiros chupa sangre

De donde proviene?

De épocas inmemorables, pero se le puede otorga al sentimiento de personificar a las sombra, siendo este uno del primordiales arquetipos del inconsciente colectivo.

Se agrega en el diccionario de la Real Academia Española en la 9a edición de 1843.

Se deriva del polaco Wampir, que a su vez es derivado del eslavo con raíces indoeuropeas significando “ser volador / bebedor o chupador / lobo”

Formas de denominarlo

Existen diferentes nombres o variantes locales para referirse al vampiro, tales como:

  • brucolaco (en español, proveniente del griego vrykolakas).
  • kuei-jin o kyuuketsuki (吸血鬼) (en japonés)
  • nosferatu (del griego nosophoro o νοσοφορος, portador de enfermedad)
  • strigoï o strigoiul , moroi y pricolici (rumano).23
  • drävulia (nórdico antiguo)
  • vampyrus (latín)
  • vrolok (eslovaco)
  • vampir (вампир) en búlgaro y macedonio.
  • upir/upirina en idioma croata.
  • upir en idioma checo
  • upiór y wąpierz en idioma polaco, tal vez por influencia del eslavo oriental.
  • upyr (упир) en idioma ucraniano.
  • upyr(упыр) en idioma bielorruso, del antiguo eslavo oriental упирь (upir’). -vampiry o vurdalak y upyr (упырь) en ruso.
  • En Grecia se les denominaba tympaniaios o vrykolakas dependiendo de su origen. En En Haití y Grenada, se le denomina “loogaroo” (deformación del término francés para hombre lobo, “loup-garou”) a un personaje -usualmente una mujer anciana- que se despoja de su piel y en forma de ‘globo de luz’ roba sangre para ofrendarla al demonio a cambio de poderes mágicos.
  • Los cronistas ingleses medievales, como Walter Map y Guillermo de Newburgh, denominan en latín al vampiro como “sanguisuga”, es decir hematófago.

Origen de un Vampiro

Por predisposición desde el nacimiento: En Rumanía tenía más posibilidades de ser un strigoi, el séptimo o duodécimo hijo cuyos hermanos mayores eran todos del mismo sexo. O tener unas marcas de nacimiento como el hueso sacro pronunciado, abundante vello corporal y haber nacido encapuchado, es decir con la cabeza envuelta en parte de la membrana placentaria, o haber ingerido parte de la misma. Entre los eslavos también tenían mayor probabilidad de convertirse en vampiros los nacidos en Sábado Santo.

Por muerte prematura o violenta: En la antigua Grecia en donde se denominaban vrykolakas o brucolacos a los así originados, al igual que entre búlgaros y eslavos, así como en ciertas culturas africanas y en Indonesia, se creía que los niños, adolescentes y en general las personas que habían tenido una muerte prematura o en circunstancias anormales, por suicidio o violencia, podían convertirse en fantasmas vagabundos o vampiros.

Por incumplimiento de rituales funerarios y religiosos: En Grecia, Bulgaria y Rumanía también se creía que alguien se convertía en vampiro después de morir si los que se debían ocupar de preparar y vigilar debidamente el cadáver no realizaban los rituales adecuados o no cumplían bien su tarea, como impedir que un animal, especialmente un perro o gato, e incluso una persona pasen sobre el mismo. Esta creencia es similar en los hindúes que consideraban que los espíritus o Pitrs, en espera de reencarnar, pueden convertirse en vampiros si nadie les recuerda y realiza los shraadh, rituales funerarios de rigor para facilitar su reencarnación.

Como maldición por acciones criminales o sacrílegas: En la antigua China también se creía que se convertían en vampiros ciertos criminales, tradición similar a la existente entre los eslavos y los griegos, quienes creían que los vampiros eran brujas o personas que se habían rebelado contra la Iglesia mientras estaban vivos, vendiendo su alma al diablo y que al morir sus cuerpos podían ser poseídos por demonios. En la Europa cristiana y especialmente entre los griegos, esta creencia era reforzada con los conceptos desarrollados por el cristianismo basados en la idea neoplatónica de la vida después de la muerte y la idea de la supervivencia del alma hasta el día del Juicio Final a pesar de la corrupción del cuerpo, de aquellos que murieran arrepentidos de sus pecados y que hubieran recibidos los últimos sacramentos.25 Por eso, los griegos y eslavos, creían que todos aquellos que no fueran enterrados en tierra consagrada (en particular los suicidas y los excomulgados) o los que no hubieran recibido la extremaunción, tenían la mayor posibilidad de convertirse en vampiros o tympaniaios.

Por mordedura de un vampiro: Según casi todas las tradiciones, especialmente entre los eslavos,1 aquella persona que moría después de ser mordida por un vampiro se convertiría a su vez en uno. Los escritores ocultistas aducen que esta manera solo es posible si hay aceptación por parte de la víctima.34 Los autores de literatura de ficción le han dado a esta manera una connotación sexual muy intensa, muy atractiva para propósitos dramáticos.

Talismanes, sustancias y objetos protectores

Variados objetos y sustancias, que varían de región en región, son mencionados en las leyendas sobre vampiros por su efecto apontropaico, es decir por tener la propiedad de alejarlos o destruirlos. En Europa se cree que una rama de rosa silvestre o de espino pueden dañar al vampiro, así como el ajo o el azufre y objetos sagrados como un crucifijo, un rosario o el agua bendita.

En algunas regiones de Sudamérica, cuando una mujer deja en la casa a su hijo dormido, pone sal y unas tijeras al lado del niño para ahuyentar a vampiros y brujas.

Otros métodos comunes en Europa incluían esparcir semillas de mostaza o arena sobre el tejado de la casa a proteger o en la tierra de una tumba sospechosa de contener a un vampiro para mantenerlo ocupado durante toda la noche contando los granos caídos. Historias chinas similares relatan que si un vampiro se encontraba con un saco de arroz, tendría que contar todos los granos uno a uno; es una temática que se puede encontrar en los relatos del subcontinente indio y en Sudamérica, sobre brujas y otros tipos de espíritus malignos o traviesos.

Aunque no se consideran como un objeto de protección, debido a que no se reflejan en ellos, los espejos han sido utilizados para alejar a los vampiros cuando se situaban en una puerta, mirando hacia afuera.

Destrucción de un vampiro

Estuche para cazador de vampiros (1840) exhibido en uno de los museos de Ripley.

En los Balcanes, existía el cazador de vampiros que podía ser un religioso o un dhampiro, que según la tradición gitana es el hijo o descendiente de un vampiro con el poder de detectarlos —aunque fueran invisibles— y destruirlos.

Hasta principios del siglo XX, unos estuches o «kits» con las herramientas tradicionales para destruir vampiros, eran ofrecidos a los viajeros que iban a visitar Europa del Este en particular. Actualmente, estos equipos son propiedad de ciertos museos de curiosidades o de coleccionistas aficionados a lo esotérico.

Estaca de metal, cruz, estaca de acero, agua bendita, ajo.

Vampiros en la historia…

Vlad Draculea

También conocido como Vlad III o Vlad Tepes, es un noble héroe nacional rumano que en el siglo XV luchó contra la invasión de los otomanos y es famoso por la crueldad de sus métodos. Inspiró la novela “Drácula” de Bram Stoker por lo cual es relacionado con el tema aunque no existe evidencia histórica que bebiera sangre de sus victimas ni las leyendas locales lo señalan de ser vampiro.

Vlad III, que realmente era valaquio y no transilvano según Bram Stoker, es apodado Tepes que significa “Empalador” en rumano, por su método más famoso para escarmentar a su enemigos. Draculea significa hijo de Dracul que a su vez significa el dragón, y que era el título de su padre, Vlad II, un voivoda(príncipe) caballero de la Orden del Dragón. Debido a su éxito en expulsar a los turcos de Valaquia, por lo cual vivió en constante estado de guerra durante 1431 y 1476, y liberar la comarca de la delincuencia, se le considera un héroe nacional en Rumania y el salvador de Europa pues Valaquia junto con la vecina Transilvania, constituyen la puerta meridional de Europa que todo invasor procedente de Asia, tenía que pasar obligatoriamente si intentaba conquistar por el sur las fértiles llanuras europeas. Su historia es relatada en la canción titulada Von ainem wutrich der hies Trakle waida von der Walachei escrita por Michael Beheim, juglar germánico súbdito del rey húngaro Matías Corvino, en cuya corte conoció a Vlad cuando este se refugió allí huyendo de sus enemigos.

La leyenda siniestra de Draculea surge como mínimo desde su época, cuando sus enemigos sólo podían explicar sus victorias militares atribuyéndole poderes necrománticos. En el siglo XX su figura ha tratado de ser reivindicada.

Elizabeth Báthory.

Llamada “La Condesa Sangrienta”, este personaje vivió entre los siglos XVI y XVII e inspiró a Sheridan Le Fanu para crear en 1872 a la protagonista de su famosa narración Carmilla.

Elizabeth, importante aristócrata húngara y famosa en su época en Europa por su belleza, fue acusada de secuestrar en su castillo de Čachtice (en la actual Eslovaquia) a numerosas doncellas vírgenes, nobles y campesinas, a quienes torturaba y desangraba hasta la muerte para obtener la sangre que usaba en sus baños y bebía (aunque esto último no se comprobara en el proceso), como parte de prácticas de magia negra en que era asistida por un séquito de brujas, bajo la creencia de que así se conservaría bella y lozana. El corto proceso, ordenado e impulsado por el emperador Matías II y el palatinado, finalizó el 7 de enero de 1611, y mientras sus cómplices fueron torturadas y condenadas a pena de muerte en la hoguera, a Elizabeth por su condición aristocrática y la importancia política de su estirpe solo la condenaron a vivir emparedada en sus aposentos, que fueron sellados para siempre y en los cuales uno de sus carceleros la encontró muerta en agosto de 1614.63

En el siglo XX algunos cuestionan la verdadera magnitud de sus crímenes y la validez o exactitud de las acusaciones, atribuyéndole un carácter político a su proceso, cuyos archivos se conservan aún y son la fuente primaria de lo que se ha escrito sobre ella. En todo caso, la condesa Báthory es referencia ineludible en los estudios sobre el mito europeo del vampiro pues su historia se entremezcla con las leyendas relacionadas con él mismo.

Gilles de Rais

Este aristócrata francés del siglo XV, que luchó en los años finales de la Guerra de los Cien Años junto a Juana de Arco, buscando en la sangre el secreto de la piedra filosofal, torturó y dio muerte a unos 300 niños durante 8 años hasta que en el año 1440 fue capturado, procesado y ejecutado.

Henry Fitzroy

El personaje real, hijo bastardo de Enrique VIII y conde de Nottingham y duque de Richmond y Somerset, murió a los 17 años, posiblemente de tuberculosis. Aunque su muerte no está esclarecida ni hay referencias históricas a actividades criminales o vampirismo, inspiró a la escritora Tanya Huff un personaje del mismo nombre, un vampiro “bueno” novelista y detective, que protagoniza La saga de la sangre (Blood Ties), convertida en serie de televisión.

 

Ya saben acerca de los vampiros, no solo de las historias televisivas de amor….

 


Comments